PRESTAMOS SERVICIO EN TODA ESPAÑA

¿TIENES DUDAS? ¡PREGÚNTANOS!

L-V 91 713 06 38

EMPEZAR UN TRATAMIENTO DE ORTODONCIA (1ª PARTE)

CUANDO SE RECOMIENDA EMPEZAR UN TRATAMIENTO DE ORTODONCIA (1ª PARTE)

Hernández Pando, C (1),
Cremades Peña, J (2)
(1) Ortodoncista exclusiva con práctica privada en Murcia y Almería.
(2) Odontólogo e implantólogo con práctica privada en Centro Dental Vivadent en Vera (Almería)
Correspondencia: info@laboratoriogbr.com

 

¿ Qué es un tratamiento e Ortodoncia?

La Ortodoncia es una especialidad de la Odontología que trata sobre el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de malposiciones tanto dentarias como de los huesos maxilares.

Normalmente se tiende a simplificar diciendo que consiste en poner unos aparatos para mover dientes, pero la realidad es mucho más compleja, ya que hoy en día los ortodoncistas damos mucha importancia al diagnóstico precoz de los problemas óseo-dentarios en niños.

Es lo que llamamos ortodoncia preventiva o interceptiva. Con ella, intentamos diagnosticar,prevenir e interceptar pequeños problemas a edades tempranas para simplificar los tratamientos en adultos.

Esto es posible gracias a la inquietud y a la preocupación de padres cada vez más informados que acuden a nuestras consultas.

¿ Cuándo debemos hacer la primera visita al ortodoncista?

Se aconseja hacer una primera visita al ortodoncista a los 7 años. A esta edad es posible diagnosticar cualquier alteración en el crecimiento y desarrollo de los maxilares así como la presencia o consecuencia de hábitos parafuncionales causantes de deformaciones tanto óseas como dentarias.

Por tanto podemos resumir que no existe una edad concreta para empezar un tratamiento de ortodoncia, todo depende del tipo de maloclusión.

¿Qué tipo de tratamientos de ortodoncia se empiezan a estas edades?

Debemos tener en cuenta que las maloclusiones se dividen en:

Hereditarias: Son aquellas que pasan de generación en generación con unas características determinadas.

Los prognatismos mandibulares o mandíbulas grandes.

Las alteraciones en el número de dientes, tanto por defecto (agenesias), como por exceso (supernumerarios) que deben diagnosticarse precozmente para evitar alteraciones en el proceso de erupción dentaria.

Adquiridas: Son aquellas que hacen su aparición durante el crecimiento y pasan a alterar el desarrollo correcto de los dientes y maxilares:

EL CHUPETE O LA SUCCIÓN DEL DEDO. Estos hábitos son más perniciosos cuanto mayor sea la duración, la intensidad y la frecuencia de los mismos. Si se prolongan más allá de los 4 años de edad, pueden provocar alteraciones óseo-dentarias de difícil solución.

El tratamiento de estos hábitos pasa por una terapia interdisciplinar con vital importancia del apoyo psico-pedagogo para que el niño entienda que el mantenimiento de ese hábito de chuparse el dedo o mantener el chupete es perjudicial para su salud.Por otra parte, en consulta disponemos de unos aparatos denominados “rejillas linguales” que pueden ser fijas o removibles que impiden que el niño pueda introducir el dedo o el chupete en la boca y al mismo tiempo que interponga la lengua entre los incisivos.

LA DEGLUCIÓN ATIPICA. Consiste en la posición anómala de la lengua al tragar. Normalmente el niño coloca la lengua entre los incisivos, provocando una mordida abierta de esta zona. Suele ser un vestigio de la deglución típica del lactante.

Para el tratamiento de este hábito nos ayudaremos de unos aparatos que reeducan la posición de la lengua, forzándola a colocarse en una posición alta en la porción anterior del paladar. Es muy importante el trabajo en equipo con el foníatra que será quién trabaje sobre la correcta pronunciación de determinadas letras cuya pronunciación se ve alterada por la deglución atípica.

LA RESPIRACIÓN BUCAL. Este hábito puede estar causado por diferentes factores que van desde la hipertrofia de amígdalas (anginas) y/o las vegetaciones (hipertrofia de adenoides), a sinusitis, etc que impiden la normal respiración nasal. Acaba provocando una cara larga con un déficit de crecimiento maxilar superior y una rotación posterior de la mandíbula.

Aquí será necesario derivar el niño a su pediatra para que determine el tratamiento o no quirúrgico de las amígdalas y/o vegetaciones ya que debemos tratar primero la causa y después la consecuencia.

Todos estos problemas deben ser tratados a edades tempranas, para evitar que deriven en tratamientos de cirugía ortognática en adultos.

¿ Cuales son los beneficios del tratamiento ortodóncico temprano?

1º- Hay determinados problemas que sólo pueden ser tratados a edades tempranas, posibilitando la total corrección de dichas alteraciones y no condenando a nuestros pacientes a una cirugía ortognática de adulto.

2º- A estas edades los huesos están en continuo desarrollo y crecimiento, por tanto la capacidad de realizar tratamientos en menor tiempo es un gran estímulo tanto para el paciente como para sus padres.

3º- Seremos capaces de simplificar, acortar y abaratar la 2ª fase de tratamiento con brackets cuando hemos realizado una 1ª fase ortopédica para corregir alteraciones óseas.

4º- El ortodoncista dispone de una amplia gama de terapias para la intervención sobre los problemas óseodentarios del paciente durante su dentición temporal y mixta.

5º- Disminuye el potencial de daño a las estructuras dentarias como puede ser la reabsorción, la descalcificación, etc.

6º- Conseguimos mayor estabilidad de los resultados en pacientes tratados durante la dentición temporal y mixta.

7º- Contamos con la colaboración y la motivación de los padres como educadores desde casa para la motivación de nuestros pacientes.

¿Cuales son las dificultades del tratamiento ortodóncico temprano?

1º- Tenemos que explicar claramente a los padres cuales son los objetivos del tratamiento temprano para no crear confusiones una vez terminada la 1ª fase de tratamiento. Los objetivos en esta fase son:

- La eliminación de los factores etiológicos primarios como es el caso de los hábitos.
- La corrección de problemas esqueléticos antes de la erupción de los dientes permanentes.

2º- Los tratamientos se alargan debido a que entre la 1ª fase y la 2ª fase de tratamiento se establece un periodo de Alta Transitoria donde el paciente debe completar el recambio dentario y que a sus ojos supone un tiempo extra en el tratamiento. Hay que dejar bien claro que este periodo no depende delortodoncista ni de su tratamiento.

3º- Tratamientos muy largos minan la capacidad de cooperación y motivación de nuestros pacientes.

4º- Tratamos con niños, factor muy importante a tener en cuenta, ya que debemos emplearnos a fondo para hacernos entender y ser capaces de motivar continuamente a nuestros pacientes para hacer de nuestros tratamientos éxitos y no fracasos.

Los comentarios están cerrados.